¿Qué pasa si no puedo hacerme cargo de la pensión de alimentos debido a la crisis del Covid-19?

Actualmente vivimos en una situación bastante delicada debido a la pandemia producida por el coronavirus. 

Sabemos que son muchas las personas que hoy en día están teniendo problemas económicos por lo que no es raro pensar que algunas estén teniendo problemas a la hora de hacerse cargo de la pensión de alimentos destinada a sus hijos.

La pensión de alimentos es una cuantía económica establecida por un juez mediante sentencia judicial destinada a subvencionar los gastos de los hijos, por lo cual lo dictado en dicha sentencia es de cumplimiento obligatorio.

En algunos casos se puede modificar dicha cantidad, aumentándola o reduciéndola, e incluso suprimiéndola, en los casos más extremos.

Para poder modificare la cuantía de la pensión, se debe acreditar que las circunstancias económicas del cónyuge que tiene la obligación de abonarla han cambiado desde que el juez dictó la sentencia. El cambio de las circunstancias debe ser sustancial y duradero en el tiempo.

En las circunstancias en las que nos encontramos es preferible llegar a un acuerdo con el otro progenitor. Además hay que tener en cuenta que la actividad judicial, debido a la crisis sanitaria y a la paralización de la justicia con el estado de alarma, se ha visto bastante ralentizada (y, por ello, reducida).

Si se llega a un acuerdo con el otro progenitor, la reducción de pensión de alimentos tendrá que verse reflejada en dicho acuerdo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, al no ser validado ante un juzgado, un incumplimiento de dicho acuerdo puede ser problemático.

En el caso de estar ante una situación desesperada y siempre que haya un compromiso por ambas partes, el acuerdo se puede formalizar por escrito.

Finalmente es importante que sepas que el Real Decreto-ley 16/2020 incluye un procedimiento especial y sumario sobre el Derecho de Familia, y  aclara todas las cuestiones relacionadas con la revisión de medidas acerca de las pensiones de alimentos para los hijos.

Según el Real Decreto-ley, el cambio tiene que ser duradero en el tiempo. Es decir, si el progenitor va a volver a tener ingresos dentro de un breve período de tiempo, puede darse el caso de que el juez no considere que las circunstancias sean lo suficientemente trascendentales para reducirse la cuantía de la pensión.

Hacemos uso de cookies propias y de tercero para mejorar nuestro servicio y recabar datos estadísticos. Para más información puedes consultar nuestra    Política de Cookies
Privacidad